LACOSTE Una Historia de Exito, referencia de Máxima competitividad y calidad insuperable

Exito de Lacoste
Exito de Lacoste

Hablar de Lacoste es una Historia de Exito

Una de las grandes marcas que en la actualidad cuenta con más de 700 tiendas y casi 2000 espacios comerciales, hacen una referencia obligada de estudio para empresarios que ven el Exito como destino a sus esfuerzos, Lacoste es producto de la vena competitiva de su creador Jean René Lacoste.

Amigo lector nunca desisto de compartir esta frase que preparé para  cada oportunidad que tengo de hablar de empresarios exitosos:

“Las Historias de Exito son despertares,  para los optimistas y soñadores despierta el deseo y la pasión por lo todo lo que hay por lograr, pero en los mediocres, conformitas y derrotistas despierta la molestia por lo distante que están de aquellos”

.

Lacoste es una de esas historias que merecen el sitial de honor a la hora de aprender de grandes hombres que construyeron Exito, ese Exito que perdura con los años.

Lacoste con casi un siglo de existencia, ha acompañado muchas generaciones de deportistas, en edades diversas, jóvenes y adultos,  todo aquel que se viste “sport”, reconoce la calidad y comodidad del material que representa cada producto de la marca, por eso decidí reseñar una Historia de Exito bastante inspiradora que supera el ámbito de Empresarios Exitosos.

Uno de los Iconos más conocido del mundo deportivo, y más concretamente identificada con un estilo de vida, es el cocodrilo de Lacoste.

El Empresario Exitoso, Jean Rene Lacoste forma parte de las Historias de Exito de los Emprendedores del siglo pasado

La marca Lacoste nace del apellido de su fundador, Jean René Lacoste, un tenista de mucho talento y prestigio, que nació en París en 1904,  fue un deportista profesional parisino que ganó siete (7) “Grand Slam” individuales y componente de la mejor generación de tenistas franceses en la década de los años 20 del siglo pasado, pero Jean Rene Lacoste no era uno de esos chicos brillantes del tenis a los 5 o 10 años, de hecho todas las expectativas y probabilidades estaban en su contra y quizas aun mas lejos pertenecer al selecto grupo de Empresarios Exitosos de la epoca, comenzó a los 15 años (muy tarde para algunas estrellas del tenis), según reseña Wikipedia, Lacoste no presentaba de joven un talento natural que lo destacara por encima del resto y su vida parecía más orientada al mundo de la educación o el estudio que al tenis. Su renombre mundial lo logró a través de trabajo duro, rigurosidad de entrenamiento y concentración. Ver nota de Wikipedia sobre Lacoste AQUI.

¿Cómo nace el Icónico Cocodrilo sinonimo del Exito de la marca?

Nace de un reto y mucha burla, a principios de su carrera Jean René Lacoste ya mostraba el gran espíritu competitivo, en su ascenso específicamente para un partido especial le ofrecieron una maleta-cartera de piel de cocodrilo si ganaba ese partido, para la época y creo que aun hoy día, una maleta-cartera de esas características solo era posible dentro de las más altas esferas del Jet Set,  pero Jean René Lacoste perdió el partido y obvio también la cartera.

Una de las cosas que he aprendido del Exito, es que mientras tú más subes, otros a tú alrededor querrán que bajes, mientras tú más avanzas, muchos se convertirán en lastres para frenarte, mientras más brillo tengas tú, muchos querrán opacarte.

Un periodista deportivo reseño la fallida victoria del encuentro de Jean René Lacoste, conociendo este periodista la propuesta que le hicieron a Lacoste, publicó en su columna que el más contento en que Jean René Lacoste perdiera fue el cocodrilo que se salvó, a partir de allí este periodista lo apodó “Le Crocodile” (el cocodrilo). En las victorias siguientes, el periodista solo decía que ahora si estaba cazando “el cocodrilo”, a partir de allí, muchas personas desconocedoras del porque era reseñado así. Solo se referían a él como “Le Crocodile”.

Lacoste en vez de tomarlo negativamente lo usó como un estímulo, y para reafirmar su deseo de ganar más allá de la referida maleta, tan conocido y extendido fue el apodo, que se hizo bordar un cocodrilo en las batas que se llevaban antes de empezar el partido y aquí empezaron sus “innovaciones” pero lo más importante, su orgullo y deseo se convirtieron en los 7 triunfos del Gran Slam ¿y como pasa de la bata a las camisas?, en 1927 diseñó sus propias camisas de competición, blancas y ceñidas, que le valieron no pocas críticas y obvio su sello personal.

En 1929 se retiró como jugador por problemas respiratorios, pero a partir de allí se vinculó como capitán del equipo de Copa Davis francés.

En 1933 crea su empresa y crea la primera camisa en un material conocido como “Jersey Petit Piqué”, también denominado Polo, donde fijó el emblema de Cocodrilo bordado. Uno de los modelos más copiados en cuanto a la competencia que ha tenido la marca en toda su vida,  una referencia obligada de estudio de nuevos diseñadores, esta camisa se convierte en la prenda de moda que llevan las personalidades de la época por su calidad y diseño.

Y no por menos fue la referente de muchas otras marcas nacidas e inspiradas posteriormente como Polo, Nautica y Tommy Hilfiger.

Fue hasta 1942 que sería presidente de la Federación Francesa de Tenis.

A partir de este momento se centra en su negocio “de moda”, más bien de tecnología para campeones, porque la comodidad de sus prendas se sentía en la cancha y fuera de ellas, muchos famosos deportistas de turno que viajaban por el mundo, eran reconocidos fácilmente por el emblema que caracteriza Lacoste,  los gerentes de hoteles 5 estrellas y altos ejecutivos de bancos conocen las señales de distinción de la gente importante de la epoca y Jean René Lacoste con su cocodrilo no era la excepción de la regla.

La razón de sus inquietudes sobre la indumentaria no era únicamente por la estética, ya que siempre buscó la comodidad y la facilidad en los movimientos de los tenistas, incluso diseño una raqueta metálica, con las que se ganaron los siguientes Gran Slam.

Pero.. ¿fue solo estilo? ¿Fue solo suerte? Definitamente No..

Todo empresario que desea ser la referencia máxima, sabe que debe aliarse con los más grandes para lograrlo, Jean René Lacoste lo sabía y por eso se asocia con André Gillier, empresario poseedor de la mayor compañía textil de la época en géneros de punto, de alli la frase “de punto en blanco”, para poder fabricar, a gran escala, la camisa bordada y otros modelos de prendas deportivas con el logo del cocodrilo.

La empresa del cocodrilo en los años 60 da un giro estratégico en su negocio, desembarcando en el diseño de ropa “sport” e informal sin abandonar su línea deportiva.

Para 1963 la presidencia era de Bernard Lacoste, hijo del fundador, y ya se vendían a nivel mundial más de trescientos mil productos de la marca. Alcanzó su máxima fama durante las décadas de los 70 y 80 en Estados Unidos, lo que supuso el “espaldarazo” definitivo a su línea de productos, es a partir de allí que entran en la línea pantalones cortos, perfumes, relojes, artículos de cuero y óptica, por el “status” y la calidad que la marca supone.

Pero no todo es color de Rosas, siempre me gusta hablar de las dificultades que experimentan las personas de Exito, de hecho los verdaderos Empresarios Exitosos, los que tienen determinación de Exito, buscan allí, como aprender de las dificultades, y como salir airosos, un factor común es que todos los que han compartido su Exito siempre afirman lo mismo, gracias a los problemas que enfrentaron, llegaron a donde llegaron, la ciencia esta en no abandonar ni en rendirse es Para alcanzar Exito se necesita Constancia y Perseverancia.

En 1977 la competencia trata de robarle terreno a Lacoste, la marca  “Le Tigre”, entró con artículos muy parecidos donde se sustituye el cocodrilo por un tigre, obviamente, pero al no aportar ningún tipo de mejora importante siempre se mantuvo a la sombra alimentándose de la piratería intelectual y falsificación de prendas.

El EXITO atrae muchas miradas silenciosas, no hay forma de saber quién te mira y quien te admira, solo si te mantienes fiel a tus principios podrás evitar las trampas de las malas intenciones.

La Familia Lacoste levantó un código ético para dirigir la compañía, Jean Rene Lacoste falleció en 1996 ya con avanzada edad, más de 90 años de vida, Bernard Lacoste era el presidente de esa época otro miembro Lacoste que se uniría a la lista de Empresarios Exitosos, desde 1963 siguió el sueño y ejemplo de su padre, él impuso el estándar de merecer dirigir la empresa, otras empresas familiares hacen esto con el fin de garantizar la independencia y supervivencia de la compañía, antes de entrar a la compañía cualquier Lacoste tenía que demostrar merecer estar dentro, en 2005  transmitió el cargo a su hermano Michel Lacoste, Bernard fallece en 2006, después de Michel, Philippe Lacoste es el responsable de la marca a nivel mundial ambos habían demostrado su astucia y valía en otras empresas.

Hoy por hoy Lacoste invierte la suma de 50 millones de euros solo en publicidad, sus acciones de marketing son el sponsoring, el product placement, el merchandising, y los medios son internet, prensa y vayas como los destinos por excelencia, la televisión quedó fuera, también invierten en el equipamiento para estrellas mediáticas que reflejan valores como la sencillez, la elegancia y la estabilidad, pero apostando por una marca más moderna y atrevida.

Hay gente que me pregunta, porque escribo y hablo tanto sobre EXITO, Antony Robbins dice que si te enfocas en no chocarte eso pasará.

Yo no evito el fracaso, es inherente, me enfoco en el EXITO que puedo despertar en mis hijos, mis familiares y mis amigos.

Si te ha gustado tanto como yo en escribirla, aplícala en tu vida, compártela, enséñala, podrías inspirar a muchas personas.

 

Por esta razón te comparto esta Historia de Exito..


Cesar A. Rangel Cohen

 
Networker Profesional, Director y Fundador de la Revista Fuerza Multinivel y Miembro fundador de (GBM) Global Business MasterMinds, apasionado por los negocios en internet, asesora en temas de tecnologia, redes sociales e inversiones. Cesar A. Rangel Cohen